Funcionaria de las Naciones Unidas insta a gobierno a velar por la seguridad ciudadana ante violencia de las pandillas

0
259

Por Eduardo Vázquez Bécker, con información de DL y Efe.- La expresidenta de Chile y actual Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el Mundo Michelle Bachelet, declaró este miércoles que en El Salvador “hay buena intención pero que se tiene que respetar los derechos humanos”.

La alta comisionada de la ONU instó a El Salvador a velar por la seguridad de la ciudadanía ante la violencia de las pandillas respetando las leyes internacionales de derechos humanos.

“Reconocemos (….) y entiendo que la seguridad, y como se maneja la delincuencia, es algo sumamente desafiante y reconozco los desafíos que se tienen con las pandillas en El Salvador”, dijo la alta comisionada en una entrevista grabada y transmitida durante la primera jornada del primer foro “Bloomberg New Economy Gateway Latin America”, celebrada a las afueras de Ciudad de Panamá.

La Comisionada reconoció que el estado de emergencia o emergencia que decretó El Salvador era algo que no pudieron realizar las administraciones anteriores pero también reconoció que la situación en el país “inquietante” refiriéndose a los Derechos Humanos.

“El Estado debe asegurar la seguridad y la justicia pero cumpliendo con las leyes de derechos humanos”, agregó.

Bachelet participó en el foro organizado por Bloomberg a las afueras de la capital panameña, en el que no hay acceso a fotógrafos ni cámaras de TV.

A finales de marzo, El Salvador vivió una ola de asesinatos perpetrados por las pandillas, principalmente por la Mara Salvatrucha (MS13), que llevó al Congreso a declarar un régimen de excepción, que aún perdura.

Entre el 25 y 27 de marzo fueron asesinadas 87 personas en El Salvador y el día 26 se situó como el más sangriento de la historia reciente salvadoreña con 62 homicidios.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ha definido esto como una “guerra contra las pandillas” y la principal apuesta del Ejecutivo es la detención masiva de supuestos pandilleros y colaboradores.

Las pandillas son un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil en el país (1972-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos. “Actualmente, tienen más de 70.000 miembros y han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro Administraciones” dijo la funcionaria..

La Oficina de la encargada de supervisar el cumplimiento de los derechos humanos en el mundo reconoce los desafíos que provoca la violencia de las maras en El Salvador, pero indica que desde el establecimiento del estado de sitio en el país centroamericano habría producido un uso “innecesario y excesivo” de la fuerza por parte de los cuerpos policiales. 

“Reconocemos los desafíos que plantea la violencia de las pandillas en El Salvador y el deber del Estado de garantizar la seguridad y la justicia”, dijo la portavoz de la Oficina de Michelle Bachelet, Liz Trhosell, al tiempo que instaba al gobierno salvadoreño a respetar los Derechos Humanos.

“Recordamos a El Salvador que el derecho a la vida, a no ser torturado, a un juicio justo y a la presunción de inocencia, así como las garantías procesales que protegen estos derechos, se aplican en todo momento, incluso durante los estados de excepción, recordó la Comisionada.