“El Principito” en versión náhuat-español

0
202

Por Eduardo Vázquez Becker.- La publicación de “El Principito” en versión náhuat-español, ha sido uno de los éxitos indiscutibles del ministerio de educación de El Salvador.

La obra fue presentada a través de la dirección nacional de bibliotecas, archivo y Publicaciones e impresos y la dirección general de multiculturalidad, el pasado mes de febrero en el Museo Nocional de Antropología “Dr David J. Guzmán.

El Principito, del autor Antoine de Saint Exupéry, es una de las obras más universales de nuestro tiempo y su versión en nuestra lengua vernácula ha sido posible gracias al esfuerzo intelectual de Ricardo Lindo quien lo tradujo del francés al español y el nahuablante Valentin Ramírez quien lo tradujo a nuestra lengua vernácula.

La versión hjspano-nahuat cuenta con 37 ilustraciones de Renato Mira, quien investigó las imágenes de los códices que más se acercan a las raíces ancestrales salvadoreñas. Se trata de la primera obra traducida al náhuat, con el fin conservar preservar y promover nuestra lengua para las presentes y futuras generaciones.

El ilustrador Renato Mira explicó durante el acto oficial de la presentación de la obra que se había basado en la simbología de la cosmovisión indígena para hacer una representación de cómo podría ser el Principito náhuat.

“Aprendí cómo es una estrella, el sol, la luna, las flores estilizadas y el traje de un príncipe maya o azteca en la simbología indígena y así tratar de convertir este príncipe a un personaje de nuestras raíces”, relató en esa ocasión el ilustrador.

Asimismo, Mira aseguró que el lector puede reconocer la simbología ancestral porque los pueblos indígenas tienen una manera diferente de simbolizar las estrellas y de ver los árboles.

“Por ejemplo, en “El Principito” el baobab es una amenaza para el planeta de él, pero en este libro la ceiba es un árbol sagrado para los pueblos indígenas”, asegura Renato.

“El Principito” es uno de los libros más leídos en el mundo. Narra la historia de un joven príncipe que vive en el asteroide B 612 con una rosa orgullosa y vanidosa. Y aunque su demanda de atención desespera al Principito, él no escatima esfuerzos para protegerla de cualquier peligro.

El protagonista viaja por varios planetas y conoce a diferentes personajes que encarnan actitudes típicas de los adultos, como la obsesión por el trabajo, vicios, ansias de poder y ambición por las riquezas.

Por último, el Principito llega a un desierto del planeta Tierra donde conoce a un aviador, quien está allí por un accidente aéreo, y lo ayuda a tener los dibujos necesarios para proteger a la amada rosa. Otros personajes importantes en la narración son el zorro, que le enseña el valor de la amistad, y la serpiente, un personaje amable pero misterioso al mismo tiempo.

El aviador accidentado es Antoine de Saint Exupéry y la rosa su esposa, la salvadoreña Consuelo de Saint-Exupéry, de soltera Consuelo Suncín-Sandoval Zeceña.