Policías y soldados guatemaltecos resultan heridos al detener caravana de hondureños

0
290

El Gobierno de Guatemala aseguró este sábado que 15 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos al detener a aproximadamente 300 migrantes que querían ingresar irregularmente a su territorio desde Honduras.

Los migrantes formaban parte de una caravana que salió este mismo sábado de Honduras compuesta por casi 800 personas en dos grupos, en busca de llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida.

El Gobierno de Guatemala detalló en una rueda de prensa en la noche de este sábado que pudo evitar el avance de los 300 migrantes aglutinados por la tarde, al igual que otro amplio grupo que había sido devuelto a Honduras al filo del mediodía.

Los migrantes intentaron sin éxito acceder a Guatemala por la frontera El Corinto, ubicada unos 300 kilómetros al noreste de la Ciudad de Guatemala, en el departamento de Izabal.

En una conferencia de prensa, la Policía Nacional Civil y el Ejército guatemalteco aseguraron que 15 de sus miembros resultaron heridos al detener a los 300 migrantes, en su mayoría hondureños y nicaragüenses, quienes lograron colarse algunos kilómetros dentro de territorio local.

El director general de la Policía Nacional Civil, Héctor Hernández, explicó que en la conferencia que fueron 7 los agentes de su entidad los lesionados, al igual que 8 soldados del Ejército de Guatemala.

La mayoría de las lesiones no son de gravedad y fueron perpetradas con palos y piedras por parte de los migrantes, de acuerdo a las autoridades guatemaltecas.

“Se hace un llamado (a los migrantes) a que desistan de ingresar al territorio de manera irregular”, dijo el portavoz de Ejército, Rubén Téllez.

El Gobierno de Guatemala aseguró este sábado que 15 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos al detener a aproximadamente 300 migrantes que querían ingresar irregularmente a su territorio desde Honduras.

Los migrantes formaban parte de una caravana que salió este mismo sábado de Honduras compuesta por casi 800 personas en dos grupos, en busca de llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida.

El Gobierno de Guatemala detalló en una rueda de prensa en la noche de este sábado que pudo evitar el avance de los 300 migrantes aglutinados por la tarde, al igual que otro amplio grupo que había sido devuelto a Honduras al filo del mediodía.

Los migrantes intentaron sin éxito acceder a Guatemala por la frontera El Corinto, ubicada unos 300 kilómetros al noreste de la Ciudad de Guatemala, en el departamento de Izabal.https://d8711c1650a038801cc911433adf9547.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

En una conferencia de prensa conjunta, la Policía Nacional Civil y el Ejército guatemalteco aseguraron que 15 de sus miembros resultaron heridos al detener a los 300 migrantes, en su mayoría hondureños y nicaragüenses, quienes lograron colarse algunos kilómetros dentro de territorio local.

El director general de la Policía Nacional Civil, Héctor Hernández, explicó que en la conferencia que fueron 7 los agentes de su entidad los lesionados, al igual que 8 soldados del Ejército de Guatemala.

La mayoría de las lesiones no son de gravedad y fueron perpetradas con palos y piedras por parte de los migrantes, de acuerdo a las autoridades guatemaltecas.

“Se hace un llamado (a los migrantes) a que desistan de ingresar al territorio de manera irregular”, dijo el portavoz de Ejército, Rubén Téllez.

El Gobierno de Guatemala aseguró este sábado que 15 miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos al detener a aproximadamente 300 migrantes que querían ingresar irregularmente a su territorio desde Honduras.

Los migrantes formaban parte de una caravana que salió este mismo sábado de Honduras compuesta por casi 800 personas en dos grupos, en busca de llegar a Estados Unidos para tener mejores condiciones de vida.

El Gobierno de Guatemala detalló en una rueda de prensa este sábado, que pudo evitar el avance de los 300 migrantes aglutinados por la tarde, al igual que otro amplio grupo que había sido devuelto a Honduras al filo del mediodía.

Los migrantes intentaron sin éxito acceder a Guatemala por la frontera El Corinto, ubicada unos 300 kilómetros al noreste de la Ciudad de Guatemala, en el departamento de Izabal

En una conferencia de prensa conjunta, la Policía Nacional Civil y el Ejército guatemalteco aseguraron que 15 de sus miembros resultaron heridos al detener a los 300 migrantes, en su mayoría hondureños y nicaragüenses, quienes lograron colarse algunos kilómetros dentro de territorio local.

El director general de la Policía Nacional Civil, Héctor Hernández, explicó que en la conferencia que fueron 7 los agentes de su entidad los lesionados, al igual que 8 soldados del Ejército de Guatemala.

La mayoría de las lesiones no son de gravedad y fueron perpetradas con palos y piedras por parte de los migrantes, de acuerdo a las autoridades guatemaltecas.

“Se hace un llamado (a los migrantes) a que desistan de ingresar al territorio de manera irregular”, dijo el portavoz de Ejército, Rubén Téllez.