Biden: “elecciones en Nicaragua no fueron ni libres ni justas”.

0
188

RedacciónAgencias y Diariolatino.net.- Con los opositores presos, sin observadores y con el rechazo internacional, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se aseguró un cuarto periodo presidencial por una mayoría abrumadora. Los críticos aseguran que la elección fue amañada por Ortega..

El Consejo Supremo Electoral de Nicaragua dijo que, con cerca de la mitad de los votos contados, un recuento preliminar le dio a la alianza sandinista de Ortega alrededor del 75% de los sufragios en la elección presidencial. El único presidente en Centroamérica que obtuvo ese nivel de aceptación fue Nayib Bukele

Los países conforman la Unión Europea criticaron por adelantado los comicios del domingo, después de que Ortega detuvo a opositores y líderes empresariales, canceló partidos rivales y criminalizó la disidencia durante meses.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, habían orquestado una “pantomima de elecciones que no fueron ni libres ni justas”.

Ortega mantuvo un discurso durante el periodo electoral acusando a sus adversarios de estar empeñados empeñados en derrocarlo con la ayuda de potencias extranjeras, especialmente de los Estas Unidos. Su gobierno ha aprobado una serie de leyes que le permitieron encarcelar y sacar del juego electoral a los opositores a quienes acusó de “traición a la patria”.

Ortega es el líder que más años lleva en el cargo en América y las autoridades estadounidenses están evaluando nuevas sanciones contra su gobierno y una revisión del papel de Nicaragua en un pacto comercial regional clave.

Biden pidió a Ortega que restaure la democracia y libere a los líderes opositores detenidos. Hasta que eso suceda, Estados Unidos usará todas las “herramientas diplomáticas y económicas” disponibles para hacer que la administración de Ortega rinda cuentas, indicó.

Solo cinco candidatos poco conocidos de partidos en su mayoría pequeños aliados de los sandinistas de Ortega compitieron en su contra en los comicios.

El domingo por la tarde, Ortega elogió los comicios como una victoria de la “inmensa mayoría de los nicaragüenses” y arremetió contra los opositores internos, llamándolos “demonios”.

A los observadores internacionales de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos no se les permitió participar en las elecciones y se prohibió la entrada al país a los periodistas.