ANEP confirma recuperación económica

0
831

El empresariado confirma una recuperación impulsada por las remesas

La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) informó que El Salvador vive una recuperación económica, impulsada principalmente a los elevados flujos de remesas.

La principal gremial del empresariado salvadoreño secundó un reporte del Banco Central de Reserva (BCR) que anunciaba un nueve por ciento de recuperación económica, tras la fuerte contracción ocasionada por la pandemia de Covid-19.

Según la ANEP, el desempeño del país a nivel macroeconómico permitirá recuperar la caída sufrida en 2020 por el Producto Interno (menos 7,9 por ciento) Bruto y recuperar los niveles de 2019.

«Las familias y las empresas empujan la recuperación económica», afirmó Leonor Selva, directora ejecutiva de ANEP, quien advirtió que aún falta garantizar un alza sostenible y cerrar la brecha de empleo.

El incremento del 40 por ciento en las remesas enviadas por los «hermanos lejanos», como llaman a la diáspora salvadoreña, propició un alza en el consumo, que contribuyó a la mencionada recuperación económica.

Aparejado a ello, El Salvador consiguió un repunte en sus exportaciones y una mejora del 31 por ciento en la recaudación fiscal, que ronda actualmente los tres mil millones de dólares.

Atraer inversiones

Por su parte, el Gobierno de la República reiteró su confianza en atraer más inversores cuando el bitcoin comience a circular como moneda de curso legal, el próximo 7 de septiembre, a pesar de la negativa del Fondo Monetario Internacional a apalancar al Ejecutivo de Nayib Bukele por la legalización del Bitcoin como moneda.

El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, destacó el eventual impulso económico que traerá el uso de la referida criptomoneda, adoptada por esta nación centroamericana mediante la Ley Bitcoin.

«Muchos flujos de efectivo que están siendo invertidos en el extranjero podrán venir al país y ofrecer servicios desde las plataformas digitales basadas en El Salvador», adelantó Zelaya en una entrevista televisada.

El funcionario estimó que la posibilidad de realizar operaciones con una divisa que ningún otro país reconoce le aporta una «ventaja comparativa», en un contexto de creciente comercio centrado en lo digital.

Zelaya desmintió nuevamente que el uso de bitcoins sea obligatorio para la población, y reiteró que la contabilidad de los sectores público y privado se mantendrá en dólares, la moneda oficial del país desde 2001.