Con polémica, Inglaterra venció a Dinamarca y se clasificó a la final de la Eurocopa

0
632

Inglaterra hizo historia este miércoles al vencer por 2 a 1 en el alargue a Dinamarca y jugará entonces su primera final de la Eurocopa. El combinado de Southgate fue superior en el juego, pero una controvertida decisión arbitral le dio el penal que derivó en el gol del triunfo de Harry Kane, una de las figuras del partido. El domingo se enfrentará a Italia, que viene de eliminar a España.

En los primeros minutos quedó plasmado el plan de ambos conjuntos. El local se plantó más adelante en el terreno de juego, se adueñó de la tenencia del balón y apostó por el desequilibrio de sus extremos, Raheem Sterling y Bukayo Saka. Sin embargo, le costó encontrar situaciones.

Por su parte, los daneses eligieron replegarse pero siempre manteniendo una presión intensa para no dejar pensar a los volantes británicos y ahogar a los puntas. Fue así que pese a tener menos el balón tuvo más situaciones. La más clara fue a los 25 minutos cuando Mikkel Damsgaard se metió en el área, se acomodó ante la mirada de sus marcas y sacó un derechazo que se fue cerca del ángulo.

Justamente Damsgaard tuvo su premio a la media hora de juego. En un tiro libre cerca a la medialuna del área, el número 14 acomodó el balón y desenfundó un disparo espectacular que pasó por arriba de la barrera y se clavó en un ángulo para desatar la locura de los daneses en Wembley. Ese tanto le rompió un invicto de 692 minutos a Jordan Pickford, quien no había recibido tantos en contra en todo el torneo.

Inglaterra reaccionó y Sterling tuvo el empate al conectar un buscapié en el área, pero Schmeichel le ahogó el grito poniéndole el pecho al tiro a quemarropa. Pero esa acción fue un aviso de lo que iba a suceder más tarde. En el siguiente ataque, Harry Kane retrocedió para armar juego, juntar marcas y filtró un pase al vacío para que Saka pueda por fin romper por derecha, llegar hasta el fondo y lanzar el toque atrás para Sterling, que esperaba solo en el punto del penal. En su desesperación por anticipar al delantero del Manchester City, Kjaer se tiró al suelo, se llevó el balón por delante y terminó metiéndolo en propia puerta para decretar el 1 a 1.

En el complemento, Inglaterra mejoró. Le dio sentido a la tenencia y empezó a generar más ocasiones. incluso, pudo esquivar la presión danesa con facilidad a través de juego asociado y puso en aprietos a su rival. La más clara la tuvo Maguire, en un tiro de esquina, con un cabezazo que obligó a la estirada de Schmeichel, una de las figuras a esa altura del encuentro.

Southegate mandó a la cancha a Jack Grealish para buscar alternativas en ataque en lugar de Bukayo Saka, pero ni siquiera así consiguió encontrar los huecos en la férrea defensa de Dinamarca que jugó replegado los últimos 15 minutos, muy cerca de su arco. Pero nada pudo cambiar el resultado y el duelo se estiró al alargue.

Ya en la etapa inicial del tiempo extra quedó claro que el local quería evitar los penales y que los daneses utilizaban toda su energía a aguantar las embestidas. Schmeichel volvió a ser clave con dos tapadas brillantes y se convirtió en la única razón por la cual su equipo no perdía. Pero finalmente, su resistencia no fue suficiente.

En una polémica decisión, el árbitro Danny Makkelie marcó una falta en el área sobre Sterling, que el VAR convalidó y Harry Kane se hizo cargo de la ejecución. El arquero danés volvió a lucirse y le tapó el tiro pero el delantero del Tottenham capturó el rebote y no perdonó. Así el tanteador se puso 2 a 1 para los británicos.

El domingo, en Wembley, habrá duelo entre italianos e ingleses para definir al campeón (Reuters)El domingo, en Wembley, habrá duelo entre italianos e ingleses para definir al campeón (Reuters)

De esta manera, el domingo se definirá una nueva edición de la Eurocopa. El torneo continental tendrá un nuevo dueño en el choque que protagonizarán Italia Inglaterra en el mítico estadio de Wembley.

La Azzurra jugará por cuarta vez el choque decisivo y buscará repetir lo que consiguió en 1968, cuando se impuso ante Yugoslavia en Roma (las otras dos finales las perdió ante Francia en el 2000 y España en 2012), mientras que el combinado británico protagonizará por primera vez en su historia el partido decisivo.