Adoptar el bitcoin en El Salvador puede causar problemas legales y económicos, dice el FMI

0
959

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el jueves que tiene una serie de preocupaciones económicas y legales respecto de la decisión de El Salvador de hacer del bitcoin una moneda legal paralela.

El Salvador se ha convertido en el primer país del mundo en adoptar  la criptomoneda bitcoin como una de curso legal. El presidente Nayib Bukele ha promovido su uso por su potencial para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas a casa.

«La adopción del bitcóin como moneda de curso legal plantea una serie de cuestiones macroeconómicas, financieras y legales que requieren un análisis muy cuidadoso», dijo Gerry Rice, portavoz del FMI, durante una conferencia de prensa.

«Estamos siguiendo de cerca los acontecimientos y continuaremos nuestras consultas con las autoridades», añadió.

Inversores se muestran más exigentes

Las llamadas de atención surgen mientras los inversores extranjeros, preocupados por el futuro de un acuerdo con el FMI que consideran clave para el país centroamericano, han exigido primas cada vez más altas para mantener la deuda del país centroamericano.

Esto se observa en el índice diversificado global JPMorgan EMBI, que compara la deuda de El Salvador con los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, el cual se disparó 61 puntos base el jueves hasta cotizar a 683 puntos, el nivel más alto desde el 22 de febrero.

«Vemos las noticias de bitcoin de El Salvador como ruido que podría complicar las discusiones con el FMI», dijo Donato Guarino de Citi en una nota reciente a los clientes, en que redujo aún más la exposición ya infraponderada del banco al país.

Rice dijo que el Fondo se reunirá más tarde el jueves con Bukele para discutir la ley de bitcoin. El Salvador está en conversaciones con el FMI para un programa de casi US$ 1.000 millones.

«Las criptomonedas son una historia muy marginal para el planteamiento de la inversión en El Salvador», dijo Patrick Esteruelas, jefe de investigación de Emso Asset Management en Nueva York.

«Que El Salvador vaya a ser atractivo (para los inversores) o no va a depender de la capacidad de Bukele de utilizar su incuestionable capital político para controlar un gran déficit fiscal consolidado».

La ley de El Salvador significa que el bitcoin estará en igualdad de condiciones con el dólar, que se convirtió en su moneda oficial hace 20 años.

«La ley por sí misma no disipa las dudas sobre la viabilidad del proyecto ni añade ninguna confianza en que vuelva a poner en marcha el programa del FMI», dijo Nathalie Marshik, jefa de investigación soberana de mercados emergentes en Stifel.

Mientras, se perfila una regulación “conservadora”

Los bancos en el mundo deben reservar suficiente capital para cubrir las pérdidas de cualquier tenencia de bitcoins en su totalidad, propusieron los reguladores globales el jueves, en un paso «conservador» que podría evitar el uso generalizado de la criptomoneda por parte de los grandes prestamistas.

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, compuesto por los reguladores de los principales centros financieros del mundo, propone un enfoque doble en los requisitos de capital para criptoactivos de los bancos en su primera regla a medida para el sector.

En tanto, las principales economías, incluidas China y Estados Unidos, han señalado en las últimas semanas un enfoque más estricto, mientras analizan planes para desarrollar sus propias monedas digitales de bancos centrales.

El comité de Basilea, con sede en Suiza, dijo en un documento de consulta que si bien las exposiciones bancarias a los criptoactivos son limitadas, su crecimiento continuo podría aumentar los riesgos para la estabilidad financiera mundial por fraude, ataques cibernéticos, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo si no se introducen requisitos de capital.

Bitcoin y otras criptomonedas actualmente tienen un valor de alrededor de US$ 1,6 billones a nivel mundial, lo que aún es pequeño en comparación con las tenencias bancarias de préstamos, derivados y otros activos importantes.

Las reglas de Basilea requieren que los bancos asignen «ponderaciones de riesgo» a diferentes tipos de activos en sus libros, y que se sumen para determinar los requisitos generales de capital.