Portugal se impone al aguerrido equipo de Marruecos 1-0

0
661

(El País) Fútbol perrero y la puntual cita de Cristiano con el gol contra el descaro pelotero de Marruecos. Hasta ahora, Portugal no tiene más receta, pero le llega para haberse situado a un dedo de la clasificación para los octavos de final. Lo suyo es todo mero pragmatismo ganador, pero sufrió de lo lindo y se llevó un revolcón de fútbol. Esta selección lusa es de relato sobrio y gris, el mismo con el que conquistó la Eurocopa de 2016. Un goleador voraz, un portero notable y mucho sufrimiento para poder esquilmar el triunfo a la atrevida Marruecos, que no mereció el castigo de la derrota por lo que hizo con el balón. Lo quiso y lo utilizó para ser mejor que Portugal de principio a fin. No le importó arriesgarlo, incluso sacándolo a fuerza de regates en zonas delicadas del campo. No tuvo complejo alguno para ir a por el partido jugando de una manera osada e irreverente que a Portugal le queda muy lejos. Lo suyo es otra cosa. Guardarse y pegar con la contundencia de Cristiano.