Le faltó Italia

0
716

Celebrábamos en cumpleaños de un buen amigo en Olive Garden en la Torre Futura, llegamos estando el restaurante a media ocupación y la anfitriona del lugar nos acompañó de inmediato a una mesa.

Una mesera llevó sin dilación los menús y tomó la orden de las bebidas que llegaron en un par de minutos, como entrada pedimos una crema Chicken & Gnocchi, una Zuppa Toscana y una ensalada de esa que sirven en un bol en medio de la mesa. Al momento pusieron una canastilla con unos panes recién horneados con un toque de toque de queso, calientes frescos y deliciosos.

La crema de pollo, gnocchis y espinaca era suave al paladar, con agradables contrastes de sabor con los ñoquis apareciendo en la cuchara cada dos o tres bocados, la sopa elaborada con salchicha italiana, crema y papas rojas, tristemente no merece comentario alguno y la ensalada servida al centro de la mesa con queso parmesano rallado en el momento, verdaderamente refrescante y bien preparada, adicional a eso recibimos un plato frio, ideal para disfrutar una ensalada fresca.

Como plato principal ordenamos Ravioli de Portobello (plato insignia de la cadena), una Chicken Scampi y un Fettuccine Alfredo, los Rabioles un poco secos y desabridos, nada propio de una plato insignia, el pollo de sabor monótono y los Capellinis que le servían de base pasados de cocidos, sin esos tropezones que el paladar espera encontrar cuando degusta una platillo de esta naturaleza, fue sin duda la pasta Alfredo lo que rescató la calidad de los platillos principales ya que la salsa presumía la cremosidad de sus ingredientes, resaltados nuevamente por el queso parmesano fresco adicionado por la mesonera al momento de servirnos, juntos fettuccine, mantequilla, crema y parmesano constituían una verdadera delicia y llenaban todas las expectativas que alguien espera de una buena salsa Alfredo.

Olive Garden es un restaurante de cadena con menú italiano, proveniente de los Estados Unidos, bien implementado por sus dueños en San Salvador, el local es atractivo y agradable, el servicio tanto de las anfitrionas como de los meseros es amable y expedito, pero definitivamente la comida debe mejorar en cualquier restaurante adonde lo más memorable sea el pan, en esta ocasión “le faltó Italia” a su sazón, dos y medio Tenedores Rojos para el Olive Garden.