1.37 millones de salvadoreños en riesgo por posibles inundaciones

0
437

Con la temporada de lluvias presente en El Salvador, aumenta el peligro para más de 1,37 millones de habitantes que viven en zonas de vulnerabilidad.

La cifra representa al 21% de la población, estimó el Ministerio de Salud, en su Plan Contingencial Invernal de Salud 2022. Las inundaciones y los deslizamientos de tierra son los riesgos más significativos.

Por los eventos hidrometeorológicos, entre 2009 y 2020 fueron afectados unos 419 establecimientos de salud. “El costo de los daños y pérdidas en salud fue de US$236,7 millones. En este sector se contabilizan los daños a la infraestructura y equipamiento”, reveló el Ministerio a periodistas.

La temporada invernal trae consigo un incremento de las enfermedades transmisibles, sobre todo el dengue, leptospirosis, infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas agudas y neumonías. Con las inundaciones se disparan los casos de dermatosis, trastornos de ansiedad y traumatismos.

Como parte de sus planes de mitigación, la institución gubernamental desplegará a 411 equipos de respuestas integral a escala nacional, en caso de que se presente un evento de gran impacto.

Temporada de huracanes

Los riesgos en El Salvador en la temporada invernal viene incrementándose desde 1995 debido a la deforestación y la construcción de infraestructuras que pasan por alto el manejo de la escorrentía superficial.

Cuando la intensidad de las lluvias sobrepasa los 33 milímetros los daños son más perceptibles. Los meses más intensos son los de septiembre y junio, cuando los temporales llegan a acumular hasta más de 100 mm en 24 horas.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales prevé que la temporada de huracanes este año se ubique por encima del promedio, con 19 sistemas en el océano Atlántico, de los cuales 9 podrían ser huracanes; y 17 en el Pacífico, con 8 huracanes esperados.Desde la década de los 60′s hasta la actualidad, El Salvador ha sufrido 16 eventos hidrometeorológicos extremos. Entre los desastres ocurridos entre 2009 y 2020, la depresión tropical 12E, en 2011, y la tormenta tropical Amanda-Cristóbal dejaron los mayores estragos en la infraestructura de salud.

“Los diferentes fenómenos meteorológicos han generado históricamente en El Salvador inundaciones, afectando el territorio a desbordamiento de ríos e inundaciones que han provocado importantes pérdidas materiales y humanas”, apuntó el informe.

El más reciente deslizamiento de gran magnitud ocurrió en octubre de 2020, cuando un derrumbe en la cima del volcán de San Salvador sepultó a varias viviendas de una comunidad en las cercanías de Nejapa, en donde fallecieron nueve personas.