El reclamo de la ex primera dama Vanda Pignato debe ser atendido de inmediato

0
362

Por Eduardo Vázquez Becker.- Desde la intimidad de su casa de habitación, donde guarda detención provisional, la ex primera dama de la república, Vanda Pignato, reclama el derecho constitucional de que se le considere inocente y se le permita estar en libertad mientras un juez no la declare culpable en un juicio público con apego al debido proceso.

Nuestra constitución establece de manera clara: ” toda persona a quien se impute un delito se presumirá inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley y en juicio público, en el que se aseguren todas las garantías necesarias para su defensa”

La ex primera dama reclama de manera puntual que se le otorguen medidas sustitutivas a la detención provisional en virtud de que el plazo legal para someter en prisión a un ciudadano o ciudadana venció hace más de siete meses, máxime cuando tan solo una semana, los tribunales correspondientes decidieron otorgar ese derecho al ex fiscal encargado de los intereses del Estado, Julio Arriaza. O todos en la cama o todos en el suelo.

En circunstancias como esta, los tribunales deben ser coherentes con el principio que rige la pronta y cumplida justicia a la que todos tenemos derecho y darle el cumplimiento establecido en las leyes.

La señora Vanda Pignato no debe ser considerada un caso especial por el hecho de haber sido la esposa del expresidente de la republica Mauricio Funes Cartagena, pues ese vínculo, valga el juego de palabras, no es vinculante con los delitos que le imputan a la exprimiera dama.

No sabemos si la señora Pignato agotó los recursos que le franquea la ley o si se encuentra ligada a otro proceso, razón por la que podría justificarse el atraso en otorgarle las medidas sustitutivas a las que tiene perfecto derecho; en ese caso, lo idóneo es hacerle saber lo que en derecho le corresponde, sin tapujos ni mentiras. De esta manera la exprimiera dama sabría lo que hay por saber y los diferentes caminos a seguir en búsqueda de la ansiada libertad que merece.

Los jueces imparten justicia, “dan a cada uno lo suyo”, para ello, deben no sólo aplicar las leyes de forma justa, sino también demostrar una dignidad profesional y personal coherente con sus postulados.

Una connotada jurista norteamericana, Laura Landaverde, consultada recientemente por Focos.Ty de El Salvador, detalló que en el pais hay muchas personas sometidas a prisión provisional, a pesar de que el plazo legal para la aplicación de esta medida ha sido superadas con largas. En el caso de la señora Pignato ya son siete meses los que ha sobrepasado el plazo constitucional de la detención provisional, entonces, cuál es la razón por la que aún es obligada a permanecer en prisión domiciliaria sin poder salir a dar una vujelta a la manzana de su casa? Esa ya no es una medida preventiva sino un condena anticipada,

Según la señora Landaverde, la Fiscalía General de la República es la que abusa “en gran medida” de la detención provisional.

“La Fiscal o el Fiscal, los auxiliares del Fiscal General, llevan instrucciones precisas a los casos donde tienen que ganar su caso y ganar para ellos es privar de libertad a la persona que están procesando, sin importar si esa persona cometió o no el hecho delictivo que le están imputando”, añade Landaverde.

El reclamo de la Señora Pignato debe ser atendido de inmediato, antes de que sean instancias superiores, nacionales o internacionales, las que ordenen que se cumpla la ley. Vanda Pignato no está pidiendo un favor, a nadie, está pidiendo que, después de dos años siete meses, se le permita el derecho de enfrentar en libertad la imputaciones que se le han hecho.

Nuestros jueces deben recoger la idea de Antonio Peña, jurista castellano del s.XVI, quien señalaba que “el buen juez debe tener en la memoria aquellos preceptos del filósofo que enseña que con todos sea benigno y con todos igual”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here