Inicio / Opinión / Ha perdido el rumbo nuestra iglesia en El Salvador ?

Ha perdido el rumbo nuestra iglesia en El Salvador ?

Por Mauricio Eduardo Colorado.- Desde hace algunas décadas, desde que apareció la famosa teología de la liberación, la Santa Iglesia Católica (a la que me precio de pertenecer) ha tomado un rumbo que no deja de ser cuestionado por muchos de sus militantes, quienes con algún grado de razón, observan que de alguna manera, sectores de pensamiento extremista, tratan de imponer, -incluso con violencia- la modalidad de una nueva iglesia menos pasiva y mucho mas activa en su doctrina evangelizadora sobre la faz de la tierra. Basan su actitud en lo que les parece una desviación equivocada que se ha advertido sobre la distribución distorsionada de la distribución equitativa y justa de la riqueza, que con el paso del tiempo ha producido en muchos lugares del mundo, una innegable situación de extrema pobreza, que en la actualidad produce un sufrimiento inhumano a millones de seres humanos y que no es justificable ni permisible bajo los principios cristianos proclamados por el salvador del mundo. Según el Libro de los Libros, son diez reglas básicas que de respetarse, mantendrían la armonía entre cualquier sociedad humana, y esas normas serían las que al romperse habrían traído el desbalance y el caos entre las sociedades mundiales, siendo nuestro país, uno de los lugares afectados por semejante contraste social. Si bien reconocemos que al estado corresponde en su gran mayoría, por medio de las leyes, recuperar el orden y la armonía de la sociedad, también debemos reconocer que la Iglesia, mi Iglesia, tiene una enorme responsabilidad en buscar soluciones pacificas a la problemática planteada. Sin embargo, pareciera que las autoridades eclesiásticas se han enfocado en otros temas que no han  producido resultados concretos ni soluciones practicas, como lo ha sido la postulación del arzobispo Oscar Arnulfo Romero a la Santidad, lo cual ya se ha logrado, pero la condición de los salvadoreños continúa igual, si acaso no peor. Sostenemos que la evangelización de la sociedad sobre los mandamientos de la ley de Dios, especialmente el QUINTO, NO MATARAS, el SEXTO, NO COMETERAS ACTOS IMPUROS, y el SEPTIMO, NO ROBARAS, podrían ser de gran impacto en grandes sectores de la población en los cuales se han perdido los valores tradicionales, y tales delitos se cometen a diario sin el menor remordimiento de conciencia. Asi observamos como las maras le arrebatan la vida a cualquiera por el simple hecho de invadir el “territorio” de otra mara, la violación es el diario vivir de mayores y menores, de uno y otro sexo, bajo amenaza de muerte si hay queja, y el robo, a la orden del día desde los mas altos funcionarios, hasta los niveles bajos, y asaltos en medios de transportes. Sin embargo, tenemos denuncias de sacerdotes en el campo político exigiendo se investiguen crímenes ocurridos hace treinta años, contra supuestos dirigentes de izquierda pero jamás escuchamos solicitudes de juzgamientos de crímenes cometidos contra dirigentes de derecha. Nos preguntamos si estos esfuerzos de los personeros de la iglesia se invirtieran en el combate de lo que manda el 5, 6 y 7 mandamiento no hubiera rebajado notablemente la violencia en nuestro país? Será que San Oscar Arnulfo Romero, (Que goza del cielo desde antes de que nuestra Iglesia lo haya elevado a los altares) nos ayude con un milagro a pacificar nuestro país? O acaso solamente nos ayudara a que un candidato que lo coloca a la par de su foto y su partido, le ayude a ganar la presidencia? El señor en su infinita misericordia, tenga piedad de este pueblo que lleva su nombre.

Compruebe también

Opinión.- La injerencia china en América Latina debería ser motivo de preocupación

Roberto García Moritán (Infobae) La vertiginosa  diplomacia blanda de China, que la transformó en el principal …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *