Inicio / Opinión / Venezuela a explotar

Venezuela a explotar

Por Mauricio Eduardo Colorado.-

Las noticias que nos llegan de la que hace mucho tiempo fue una nación prospera, Venezuela, pos ponen los pelos de punta. LA inseguridad política ha arrebatado la tranquilidad de la hasta la llegada de Hugo Chávez al poder y cada día la gente desesperada se toma las calles exigiendo pan, orden y libertad. Venezuela, aquel país privilegiado con el oro negro que le dio riqueza y bienestar a sus ciudadanos, pasa en la actualidad por momentos desastrosos y violentos, debido a la escasez de elementos para producir, y más grave, para alimentarse, todo gracias a las políticas socialistas de Nicolás Maduro, el presidente (colombiano) que dejó en la presidencia Hugo Chávez, con el apoyo del régimen cubano.

No se necesita hacer elucubraciones de lo que actualmente sucede en Venezuela, ya que la modernidad de los medios de comunicación nos reporta sin demora las imágenes que ocurren en ese gran país de sur américa, con las imágenes televisivas del descontento popular que día a día acontece en aquella nación.

Para nadie es un secreto que Venezuela ha ido cayendo en un vacío de recursos que ha provocado un desempleo masivo que hasta la fecha se ha convertido en indetenible, todo por tratar de alterar las leyes naturales del mundo de la economía, con estrategias que solamente funcionan bajo la ley de la fuerza bruta. Estas leyes son simples y fáciles de entender:

Nadie puede resistir por mucho tiempo mantener una economía en la cual el producto se venda a un precio menor que lo que te cuesta. Si tienes que producir alimentos, cuando al fin del ciclo de  cultivo tengas que vender el producto, tienes que recuperar tus gastos en fertilizantes, mano de obra, gastos de traslado  del producto al mercado, y después de todo lo anterior, debes tener una ganancia racional, que te motive a renovar el ciclo. Si alguna fuerza externa te impide tener ese margen de ganancia,  pues simplemente te anulan el incentivo, y no volverás a sembrar.

Así lo han demostrado todos los países que practican el socialismo durante toda la historia, y Venezuela no es la excepción. El colmo  que nos muestra Venezuela es que siendo un país productor de petróleo, es un país desbalanceado a tal grado que en el mercado internacional de los precios del crudo, no logra encontrar ganancias, y mantiene un déficit económico en sus ventas a los pocos países compradores. Se sabe que su principal comprador es el país “imperialista” que tanto desprecian, los Estados Unidos de América, que con  sus compras los hace sobrevivir a duras penas.

Las imágenes de las gasolineras enredadas en colas de vehículos tratando de obtener combustibles en el día a día, dan fe de que la administración de quienes manejan el petróleo, es desastrosa, y lo más importante, corrupta,  porque todos saben que el envilecimiento de los funcionarios del régimen, es un hecho innegable en Venezuela. Creemos que la situación  venezolana esta llegando a un nivel crítico tan grave que dentro de pocos días las cosas llegarán a extremos de violencia que obligarán al motorista de buses que gobierna ese país, a entregar el poder y permitir un régimen razonable, cambie el rumbo de ese desastre de gobierno, aún a costa de muchas vidas. Venezuela, como cualquier país del mundo, y con ese poder que mantiene en su petróleo no deja de ser ambicionado para ser “amigo” de las grandes naciones que rigen los destinos del mundo, con sus normas alteradas por los sucesos políticos ocurridos en el medio y próximo oriente, en donde se libra una guerra dizque religiosa, pero que en el fondo no deja de ser por apoderarse de la riqueza económica de los países involucrados.

Para los americanos, el riesgo estriba en que Venezuela pertenece a este continente, y aquí es donde se verán los efectos de esas convulsiones sociales que ahora observamos en Caracas. Que Dios guarde a nuestra pequeña nación.

 

 

Compruebe también

Seguimos sin magistrados. La descalificación creada

Por Hugo E. Fonseca A. Militar y Abogado,( gentil envío del Gral Calderón)   .- A …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *