Inicio / Diario Latino Recomienda / El facismo español

El facismo español

Por Álvaro González Díaz para revistadehistoria.es

El fascismo nace en Italia en torno a los años 20, tras la I Guerra Mundial, y su cabeza visible fue Benito Mussolini.  El fascismo no tardó en expandirse y en apenas diez años ya estaba consolidado siendo una realidad en varios países europeos, con los ejemplos de Alemania e Italia como los más conocidos.

Era una ideología política opuesta a las democracias y al comunismo (Tercera Posición), de corte corporativista y totalitario y con un nacionalismo exacerbado en detrimento de las clases sociales, también negaba la existencia de partidos políticos siendo el Partido Único el beneficiario de esta supresión. Además, en Europa se caracterizó por un marcado componente antisemita, entre otras características.

España, en esta época, vivía tiempos convulsos, de cambio político y transformación socio-económica, con la implantación de la II República Española. Sera en esta etapa y nada más proclamarse la II Republica cuando las ideas fascistas comenzaron a brotar en España de la mano de Onésimo Redondo y Ramiro Ledesma Ramos, primeramente, y José Antonio Primo de Rivera, después.

El fascismo español se mueve en un contexto diferente al europeo en cuanto a sus orígenes pero similar en el momento político que se avecinaba, la decadencia de los sistemas democrático-liberales y la acentuación del temor al comunismo que, tras la Revolución soviética de 1917, suponía una amenaza para los países europeos.

En primer lugar, España ya no era un imperio y su imagen a nivel internacional era de nación de “segunda clase”, un país débil. Era un país que había perdido a finales del siglo XIX el Imperio Ultramarino y que apenas intervenía en las decisiones internacionales. Además la Guerra de África había debilitado mucho su posición en el contexto internacional.

En segundo lugar, existían grupos paramilitares y conservadores como el Somatén, sobre todo en Cataluña, que cogió fuerza con la dictadura de Primo de Rivera; los carlistas, cada vez más radicalizados, concentrados sobre todo en Navarra, La Rioja, Euskadi y parte de Aragón; y partidos como la Unión Patriótica, creado con y para la dictadura a imagen y semejanza de Partido Único, como en el fascismo, y también el Partido Nacionalista Español creado por José María Albiñana, un intento de proseguir con la debilitada Unión Patriótica.

En tercer lugar, el contexto político del fascismo español es convulso también ya que existía la amenaza de una revolución social, alentada sobre todo desde la izquierda, y el recuerdo reciente de la dictadura militar del general  Miguel Primo de Rivera, una dictadura de corte reaccionaria y militar que, ideológicamente, se acercaba al fascismo italiano. Sin embargo, la dictadura cayó en  1930, hecho que produjo también la caída de Alfonso XIII por ser quien la apoyó.

En 1931 se convocan elecciones municipales que dan la victoria a los partidos republicanos e izquierdistas y el 14 de abril de 1931 se proclama la II República Española debido a que la mayoría de los votos así lo establecieron. En este sentido el rey se tuvo que exiliar.  Es en este contexto cuando el fascismo español comienza a tomar cuerpo.

En agosto de 1931, recién proclamada la II República, en Valladolid se crean las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica. Una organización política de carácter autoritario y nacionalista que combinaba el agrarismo con el catolicismo, tradicionalismo, antisemitismo y nacionalismo español, influenciado por la teoría regeneracionista de Joaquín Costa entre otros. Fueron fundadas por Onésimo Redondo y apenas se expandieron fuera del ámbito regional. Su duración es muy corta pues en apenas tres meses se fusionan con las JONS de Ramiro Ledesma Ramos.

En las Juntas se englobaba gente del mundo agrario y estudiantes profundamente nacionalistas. El matiz ideológico era la urgencia de la “Revolución Hispánica”. A pesar de su breve vida las Juntas suponen el primer partido español de corte fascista y supondrán un aporte ideológico a las JONS, mas radicalizadas y tendentes a la revolución nacional.

Las JONS.

Las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas (JONS) surgen del semanario La Conquista del Estado de la mano del filósofo y político Ramiro Ledesma Ramos. En octubre de 1931 ya existen las JONS como organización política y es en este mes cuando se fusionan con las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica de Onésimo Redondo.

Las JONS eran más radicales que las Juntas y propugnaban un Estado Totalitario, un Estado Sindicalista, la desaparición de cualquier partido político, un profundo nacionalismo español y combinaba la mezcla de obreros y estudiantes en sus filas.

Serán las JONS, influenciadas por el fascismo italiano y alemán, las que desarrollen la simbología que posteriormente usará el Franquismo: la bandera rojinegra, pone de manifiesto la combinación del fascismo y del sindicalismo, similar a la bandera de la CNT; el yugo y las flechas, símbolos de los Reyes Católicos y que representan la Unidad Nacional; también lemas como “Arriba España” y “Una Grande y Libre” entre otros.

Las JONS se fusionarán con la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera en Febrero de 1934 completando, con ello, el fascismo español

Los años de la II República.

Durante la II Republica el fascismo español va tomando cuerpo, sin embargo, con luchas callejeras y rozando la ilegalidad en muchos casos. La violencia fue una constante durante la república española, no solo por parte del fascismo sino en general.

En este sentido, las JONS comienzan a desarrollar su ideario político y a difundirlo. Su estructuración será similar a la organización de corte fascista, es decir, uniformidad en sus vestimentas, organización en milicias con un triunviro al mando, violencia para justificar la defensa de sus ideas, difusión de propaganda mediante mítines y periódicos….

Aunque las Juntas de Onésimo y las JONS de Ramiro nacen en Valladolid, rápidamente se expanden a toda España y suponen un cuerpo de choque contra la izquierda.

Es durante la II Republica cuando nace el semanario JONS, que contó con 11 números ya que después fue ilegalizado. El director de este periódico era Ramiro Ledesma y en las JONS colaboraron personajes de nombre, intelectuales, políticos, filósofos, estudiantes y militares entre los más destacados, como, por ejemplo, José Antonio Primo de Rivera, Giménez Caballero, Ruiz de Alda, Sánchez Mazas…., personas que luego darán forma a la Falange.

Las JONS también realizaron acciones sociales en universidades y en  el ámbito laboral compitiendo, de esta manera, con los otros sindicatos. Así nace la CONS (Central Obrera Nacional Sindicalista) el sindicato de las JONS evidenciando su teoría sindicalista.

Fusión con FE.

Mientras los hechos seguían su curso, en Octubre de 1933 se crea la Falange Española (FE) de la mano de José Antonio Primo de Rivera y Julio Ruiz de Alda entre los más significativos. Para evitar que hubiera dos formaciones compitiendo por el poder y debido a que ambas tenían el mismo ideario la expansión de FE y de las JONS va a ir entrelazada y en  Febrero de 1934 se fusionan ambas formaciones dando lugar así a FE de las JONS.

La estructura fue la misma, la formación se estructuraba en milicias y habría un triunviro ejecutivo formado por Ramiro Ledesma, José Antonio y Ruiz de Alda. Es en este año cuando la nueva formación comienza a crecer y a ser una amenaza para la izquierda. Sin embargo, las persecuciones por parte de la izquierda, la constante violencia que parecía imparable y la existencia de más partidos reaccionarios, conservadores y nacionalistas, hicieron de FE de las JONS un grupo minoritario

El I Congreso Nacional.

En Octubre de 1934, mientras en Asturias fracasaba una revolución social de la izquierda (Revolución de Asturias), FE de las JONS se reunía en lo que fue su I Congreso. Este congreso supuso la definición del programa nacionalsindicalista y la elección de José Antonio como Jefe Nacional de FE de las JONS. Este hecho provocó disidencias como la de Ramiro Ledesma ya que este reclamaba una mayor acción de FE de las JONS ante la coyuntura política abierta en España así como aprovechar este momento para la revolución.

El fascismo español siguió creciendo y en la Guerra Civil serán encarcelados sus líderes y ejecutados, a partir de aquí FE de las JONS quedaría a merced del Bando Nacional, de Franco. Sin embargo, el fascismo español sustituyó el antisemitismo, que primaba en Europa, por el catolicismo, hecho que permitió a Franco darle una imagen diferente con la implantación de la dictadura.

 

Compruebe también

Escritora se declara “la madre más despreciable del mundo”

Hace unos días la escritora a tiempo parcial y madre estadounidense de tres hijos, Jaime …

2 Comentarios

  1. Interesante trabajo, pero no desarrollan la figura de Primo de Rivera. Pudieran entregar un trabajo sobre él.

  2. Interesante trabajo, pero no desarrollan la figura de Primo de Rivera. Pudieran entregar un trabajo sobre él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *