Inicio / Opinión / Nuestra guerra, por otros medios

Nuestra guerra, por otros medios

Por Alvaro A. Calderón, Gral de División. (ex Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Armada)

La Fuerza Armada (FA) es una institución legalmente establecida en el Estado salvadoreño, su misión es la defensa nacional, empleada cuando el Estado peligra en su supervivencia a través de amenazas o agresiones internas o externas, “La guerra no es simplemente un acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación de las relaciones políticas, una gestión de las mismas con otros medios”(Klausewitz).Los soviéticos modificaron la frase del gran filósofo de la guerra de la siguiente manera “la paz es la continuación de la guerra por otros medios” .

La FA de El Salvador  ha estado empeñada en guerras desde la independencia nacional hasta nuestros días en la defensa de la autodeterminación de nuestro país, en su mandato constitucional se incluye el auxilio a la población en casos de desastres y el apoyo en obras de beneficio público.

Desde 1930 la  amenaza comunista en El Salvador se trasformó en agresión, obligando al gobierno también en 1980, a emplear a la FA en su Política de Defensa, en lo que ahora conocemos como la Campaña Militar 1980-1992, periodo en el cual participamos, todos los oficiales y tropa en servicio activo, tropa en servicio obligatorio y reservistas contratados, disponibles para el caso. Vivimos a esta fecha la posguerra.

La actitud estratégica adoptada por la FA, ante la agresión comunista organizada en el grupo subversivo/terrorista llamado FMLN, conformado por grupos armados y políticos con un fuerte apoyo internacional del bloque comunista, fue una actitud estratégica defensiva, como manda la constitución, ya que es inconcebible que una FA conformada por elementos del pueblo  ataque a sus hermanos tal como se pretende hacer creer a la opinión pública por el mencionado grupo. El enemigo obtuvo el apoyo logístico, moral y operativo proveniente del exterior y aun así no pudo lograr su objetivo político- estratégico de  tomar el país por la fuerza de las armas, su estrategia fue el terrorismo y la destrucción de la propiedad pública y privada para quebrantar la voluntad de lucha del pueblo y su FA,empleo su guerra política, guerra irregular con intentos de hacerla convencional, causando gran daño a todo el país y sus instituciones, asunto que todavía  está pendiente de reparar , hubo la injerencia de agentes extranjeros en nuestro país, nuestra guerra fue el enfrentamiento del nacionalismo contra el internacionalismo, guerra que no tuvo una declaratoria formal, y se le llamo conflicto armado interno, concepto que en nuestra doctrina es una dicotomía porque concebimos el conflicto como aquel que no emplea las armas para su ejecución y solución y bélico termino que implica como dice Causewitz ..Un hecho sangriento…que proviene de la aplicación de la fuerza por las armas, este término pudiera generar hasta confusión en su base legal, tratando de negar la guerra irregular y sus responsabilidades, pero fue aceptado por Naciones Unidas, lo incluimos en nuestro léxico militar actual para referirnos a este capítulo oscuro de nuestra historia nacional.

La guerra finaliza con los acuerdos de paz del 16 de enero de 1992 y la FA finaliza su campaña con el Parte a la Nación el 31 de enero de1992, oficializándolo en un histórico acto público en la 1ª BGDA DE INFANTERIA. Los acuerdos de paz firmados por los delegados en la mesa de negociación, aceptaron los conceptos políticos, no el condicionamiento que un vencedor hace a un vencido según el grado de logros de su objetivo de guerra y le impone condiciones de toda índole en lo político, económico y militar a pesar, que el centro de estos acuerdos fue la FA. Una guerra la gana el que logra o mantiene los objetivos estratégicos definidos previamente.

Un acuerdo o tratado pierde vigencia cuando uno de los firmantes decide no respetar lo pactado, ahora después del triunfo electoral del FMLN, éste asume posturas de vencedor en la guerra y pretende que la FA acepte responsabilidades, basados en sus conceptos importados de otras situaciones en otros países, le da retroactividad a procesos judiciales, donde se juzgan casos hasta más de dos veces y pretenden abrir nuevas demandas en los juzgados del país, utilizando a los muertos en su festín ideológico, martirizados, según ellos como los santos de la verdadera iglesia católica, acción concebida en la mezcla política- religiosa de la teología marxista de la liberación quien le entrego a las bandas armadas sus organizaciones eclesiales de base, en los lugares que posteriormente fueron las zonas de persistencia terrorista, pretendiendo hacerlas zonas liberadas, todo esto en la pos guerra es impulsado en una estrategia indirecta con el empleo de organizaciones   de fachada, con la izquierda internacional, el empleo de traidores, infiltrados en organismos nacionales e internacionales y la ingenuidad de nuevos profesionales y masas adoctrinadas,  que ni siquiera participaron en el conflicto .

Esta estrategia indirecta no hay que confundirla con la estrategia indirecta del Gral.( Francés) Andrés Beaufre, que trata sobre la combinación de los factores del poder nacional para hacer políticas y estrategias nacionales.

Nuestra justicia militar sin iniciativa ni aplicación fue acomodada a la justicia ordinaria, siendo la que debería estar conociendo algunos casos que requieren la explicación técnica de profesionales militares, tales como la interpretación de las leyes militares, leyes y principios de la guerra, la organización de unidades operativas, el empleo de armas y servicios de apoyo técnicos o de fuegos, particularidades de las Ramas de la FA etc. no para encubrir casos ni personas, sino para proteger a la FA de los abusos políticos de organismos y agentes nacionales o internacionales, el militar cuando causa baja de la institución armada pasa a la situación de retiro si es oficial o a la situación de reserva si es tropa, no se pierde el grado como la propaganda pretende, es una nueva asignación en el campo militar.

Las limitaciones y restricciones impuestas a la institución armada generadas en los mencionados acuerdos ahora son vulnerabilidades que se reflejan en sus actuales operaciones.

En el desarrollo de las hostilidades, algunos miembros de la FA cometieron excesos generados por el fragor del combate, los cuales fueron puestos a la orden de los organismos verificadores de los acuerdos de paz, entregados a la justicia salvadoreña asesorada con ayuda internacional, los responsables fueron juzgados, condenados y criticados libremente por la opinión pública, manipulada hasta estos días, todo este peso lo absorbe la FA como una Institución responsable del Estado y reconocida como tal, hasta por el sistema internacional. Esta actitud es la que debe asumir el FMLN, quien ahora debe abrir sus archivos y poner a la orden de los tribunales a los responsables de los daños ideológicos y materiales a la población, a las familias de las víctimas civiles y militares que impunemente asesinaron y dañaron al haberse alzado en armas sin más pretexto que  obedecer a consignas internacionales para cambiar el sistema político del país. Más ahora que fue abolida la ley de amnistía.

La FA  mantuvo la integridad de la soberanía nacional al repeler esta agresión interna y externa al Estado, cumplió con su deber según la carta de la OEA en lo relacionado con: EL DERECHO DE LEGITIMA DEFENSA, LA CONSTITUCION DE LA REPUBLICA Y LA LEGISLACION SECUNDARIA del país.

La FA entrego  a su clase política un Estado libre  para que desarrollara el país en paz y no para continuar la guerra por otros medios con persecuciones e intrigas, no aceptamos señalamientos porque nuestra causa fue justa y legal, solo Dios con su juicio lo sabe y no actores que todavía  se mueven en la oscuridad de lo ilegal y recurren a terceros para materializar sus acciones y atacar con ventaja y por sorpresa a quien considera su potencial enemigo de ayer y de hoy.

ALVARO A. CALDERON

  GRAL. De DIVISIÓN.

Compruebe también

Plan de la mafia canadiense-salvadoreña para quebrar a MIDES está funcionando

Artículo de Opinión de Eduardo Vázquez Bécker.- Con la inconcebible actitud de la ministra de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *