Embajadora Manes contribuye en la restauración de 5 montículos de las ruinas de Cihuatán

0
143

Jean Manes, embajadora de Estados Unidos de Norteamérica en El Salvador, entregó el miércoles $200 mil como premio del Fondo del Embajador para la Preservación Cultural, a la Fundación Nacional de Arqueología (FUNDAR), con el objetivo de continuar la restauración del sitio arqueológico Cihuatán.

El premio fue recibido el presidente de Fundar, Rodrigo Brito, quien manifestó que el dinero será utilizado en la restauración de cinco montículos arqueológicos, que incluyen dos canchas de juego de pelota, una plataforma de bailes rituales y dos templos.

La embajadora Manes dijo a los presentes sentirse especialmente orgullosa de que El Salvador haya sido el único país del hemisferio occidental en ganar el premio y uno de 9 que han sido entregados en el mundo.

En la década de los 1950, por primera vez el Gobierno compró partes importantes de dos sitios arqueológicos para su protección: Cihuatán, donde en 1953 se adquirieron 10.5 hectáreas con el Centro Ceremonial, y el área de las estructuras principales en Tazumal. En 1994, gracias a la gestión del Ing. Antonio Cabrales, entonces Ministro de Agricultura y Ganadería, el Gobierno compró otras 61.3 hectáreas en Cihuatán, con lo cual se brindó protección a la Acrópolis y un amplio sector de la zona residencial. Ahora con un total de 71.8 hectáreas (102.7 manzanas), Cihuatán es el mayor parque arqueológico de El Salvador.

CONCULTURA (reemplazado en julio, 2009 por la Secretaría de Cultura) fue la entidad gubernamental responsable de los parques arqueológicos nacionales. En diciembre de 1999, FUNDAR suscribió un convenio con CONCULTURA de 10 años para la co-administración del Parque Arqueológico Cihuatán y la realización del Proyecto Cihuatán.

FUNDAR inició actividades en Cihuatán en el año 2000. En ese momento, Cihuatán estaba virtualmente abandonado. Los trabajadores del sitio lograban limpiar de malezas solamente una reducida zona del sitio, mientras que lo demás se llenaba de monte que cada año fue incendiado por vándalos (aprovechando la completa falta de vigilancia) a fin de obtener leña y cazar los cuzucos (amardillos) y garrobos (iguana negra) que hacen sus moradas entre las piedras de antiguas estructuras. La casa del sitio fue saqueada en repetidas ocasiones por grupos de jóvenes que entraban al retirarse los trabajadores. Además, la casa y una estructura vecina se había convertida en bodegas improvisadas de materiales culturales procedentes de excavaciones en todo el país, con unos 5,000 costales apilados, mayormente rotos, en condiciones muy lejos de lo apropiado. No había electricidad ni agua. La visita a este sitio desolado era a riesgo propio.

Después de 8 años de trabajos en cooperación, FUNDAR y CONCULTURA inauguraron Cihuatán como parque arqueológico el 17 de noviembre, 2007. Tomando en cuenta la inversión en infraestructura y la ejecución de investigaciones, FUNDAR y otros donantes ha contribuido con más de $300,000 a Cihuatán (véase la sección Mejoras por FUNDAR).

En 2009, FUNDAR tomó la decisión de suspender su participación en la administración de Cihuatán y otros parques para dedicarse plenamente a la investigación y divulgación del patrimonio arqueológico. En julio, 2010, FUNDAR acordó suscribir un nuevo convenio de co-administración con la Secretaría de Cultura, únicamente para el Parque Arqueológico Cihuatán en donde continuamos con un proyecto de investigación (pulse aquí para leer más sobre este convenio).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here