Crónica del MARN de lo ocurrido este domingo en playas de La Libertad

0
565

La costa salvadoreña amaneció el domingo abatida por el fuerte oleaje. Una cinta amarilla atravesaba la entrada principal a la playa El Majahual, en La Libertad, y tras ella dos policías que solo dejaban pasar a los habitantes que intentaban sacar sus pertenencias y los vehículos de socorro.
Pasada las 9:00 de la mañana, varios habitantes de la franja de comercio intentaban asegurar con lazos, los cimientos de los postes que sostenían sus ramales, o lo que quedaba de ellos.
Otros llenaban con arena sacos que luego eran colocados uno sobre otro frente a sus puertas. Camilleros y guardavidas de varios cuerpos de socorros deambulaban sobre la calle de los comercios.
Pocos durmieron. Pocos. El oleaje los levantó en la madrugada inundando todo a su paso. Algunas familias se fueron a dormir al Centro Escolar El Majahual, ubicada en una parte con mayor elevación topográfica.
La ministra Lina Pohl llegó acompañada con un especialista en oceanografía, para advertir que se esperaba un nuevo y fuerte oleaje pasado el mediodía. La noticia fue captada por los periodistas que andaban en el Majahual, pero el peligro parecía importar poco a los bañistas que estaban en los hoteles pequeños de la misma zona.
Pohl y los técnicos se trasladaron hacia el muelle, pues las olas que golpearon la infraestructura cortaron como rebanada de pan, un pequeño muro que estaba a un costado y el cual fue arrastrado hasta contraminar la jaula de seguridad que resguarda el mareógrafo instalado al final del muelle. Por fortuna no daño el equipo.
La fuerza del oleaje que se registró en la madruga fue tal, que varias lanchas resultaron con rajaduras, por lo que los pescadores las retiraron del muelle. El impacto de las mismas también generó grietas sobre el piso y dañaron el cuarto donde se encuentra el motor que sirve para subir las lanchas de los pescadores.
Pese al eminente peligro, cerca del mediodía, los vendedores de mariscos que se ubican sobre el pasillo del muelle, se reusaban a dejar de vender, sin embargo cerca de la 1:00 las autoridades cerraron el paso debido a que las olas ya estaban incrementando su altura y fuerza.
A las 2:00 de la tarde, las olas reventaban con fuerza en el rompeolas que fue construido frente del turicentro. La fuerza de las olas era tan fuerte, que incluso levantaban piedras del manto marino y las lanzaba como balines tierra adentro cada vez que una ola chocaba contra la pared.
En San Diego y Conchalío el panorama era similar que en El Majahual: calles inundadas, casas afectadas… los pobladores optaron por autoevacuar sus hogares. En Acajutla seis barcos no pudieron llegar hasta el puerto y tuvieron que seguir su camino, mientras que otros cuatro están anclados frente al muelle a la espera que mejoren las condiciones del océano.
El oleaje no solo golpeó a El Salvador, sino a toda la costa del Pacífico. Éste fue generado por tormentas extra-tropicales en el Hemisferio Sur a inicios de esta semana.
Las olas de este oleaje ha sido más rápidas y altas que las que habitualmente se observan en el litoral salvadoreño. Los especialistas de oceanología del MARN pronostican para mañana lunes 4 de mayo, el panorama será similar.
Se prevén olas con velocidades que alcanzarán los 60 kilómetros por hora. El doble de rápidas, ya que lo normal es de 35 kilómetros por hora.
En cuanto a la altura de las olas, los especialistas prevén que alcancen hasta los 2.2 metros de altura, cuando lo normal es de 1.2 metros.
La ministra Pohl reiteró el llamado a la población para que acate las recomendaciones y que abstengan a ingresar al mar.
Reiteró el llamado a la precaución a bañistas y surfistas en playas y bocanas; pescadores y transportistas de pequeñas y medianas embarcaciones; trabajadores y visitantes en muelles y puertos debido a que el oleaje se mantendrá rápido y alto el día de mañana.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here