Mauricio Funes, un “Playboy” que avergüenza al paìs

9
74

Decididamente hay cosas que no se deben tolerar. El portal del sitio elblog.com nos dio esta semana un ejemplo vivo de las cosas que no se deben tolerar y que han comenzado a causar indignación en los más distintos sectores de El Salvador.

El medio amplió su información con  una serie de imágenes en las que el ex presidente Funes  aparece primeramente, “de shopping”  comprando con un maletín negro bajo el brazo y acompañado por Jorge Hernández, empresario de medios de comunicación y principal accionista de la empresa radio televisiva Orbita TV.

Las otras fotografías muestran al  ex presidente Funes Cartagena,  en la Discoteca Mangos del exclusivo sector de Ocean Drive en Miami Florida, departiendo con whisky y cigarros cubanos en compañía de una mujer, que podría ser identificada como la “Michi” de la que la sociedad salvadoreña ha tenido conocimiento. De inmediato las fotografías comenzaron a tener un efecto viral.

Y cómo no va ser así si se trata de un ciudadano que hasta hace poco, para disgusto de muchos salvadoreños, era el presidente de la República; un funcionario llamado a ser ejemplo de responsabilidad y de rectitud, que, en el ejercicio de su magistratura “se enfurecía” ante cualquier señalamiento que se le hiciera relacionado con las francachelas que con frecuencia tenia con sus amigos, cómplices,  en el CIFCO.

A dónde están  los baños de pureza que se daba el más famoso “playboy” de El Salvador; a dónde está la moral con la que aseguraba estar investido, seguramente el pueblo al que engatusó por cinco años le va a pedir cuentas. Si no, pregúnten a Fabio Castillo.

Con el único “playboy” con que se puede comparar Mauricio Funes es con el fallecido ex diplomático Porfirio Rubirosa, yerno y delfín del penúltimo sátrapa del Caribe, Rafael Leonidas Trujillo, cuya presencia era disputada por los mejores cabarés y prostíbulos de Europa solo que, a diferencia de Rubirosa, de acuerdo a las fotografías mostradas y viralizadas, Funes es mucho más vulgar.

Como era de esperar, Funes reaccionó de inmediato y montó en cólera igual que cuando era presidente de la República, escribiendo en su cuenta de Twitter que el portal de noticias había invadido su privacidad, y detalló que al terminar su gestión gubernamental, sólo la familia tiene la solvencia moral de exigir alguna explicación.

Se equivoca el ex presidente, un ex mandatario que recientemente ha gobernado un país lleno de carencias y de miserias, que se deja ver en las circunstancias que lo hizo Funes en Mangos, repetimos, en el más exclusivo sector de Miami, igual que lo hacían Al Capone y sus hampones en los años 30, no puede decir que los medios han invadido su privacidad.

Señor Funes: hágale un favor al país, quédese callado y no lo siga llenando de vergüenza como lo hizo al patrocinar, a cambio de unos cuantos votos, la mal llamada tregua que tanta sangre le sigue costando al pueblo.

Sinceramente, lo sentimos por su esposa, o ex esposa o lo que quiera que sea, la ex primera dama de la nación Wanda Pignato, que tan valiente y dignamente se recupera de una enfermedad muy grave.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here